domingo, 20 de octubre de 2013

Yosune


Una Y griega desgastada en mi teclado.

Tal vez sea el único recuerdo de Yosune
que el tiempo ha conseguido arrebatarme.

Una sola letra,
borrada, 
para confirmar que todavía
hablan de ella todas
y cada una
de mis canciones.

El resto del teclado queda
como yo,
mudo,
callado.
Sin ella no bailan,
la pluma ni el aire.

Silencio.
Duele escuchar tus propios latidos,
trick, track, trick, track,
cuando suenan a roto
y oxidado.

Como el ruido de un árbol
cayendo en el desierto.
Silencio.
Para ella que no lee nacen mis versos,
para ella que no escucha, mis canciones.

Y yo sin Y para decir: Yosune,
vuelve ya que me arden las yemas
de llorarte.

Y yo sin Y para decir que ya
no soy el yo que con ella era.

Que si Yosune soplaba, giraba el mundo
y volaban hacia el Sur bandadas de cometas
con mil niños perdidos colgando de esas cuerdas
que antes de Yosune
amarraban anclas.

Una sola letra.

Tecleo a ciegas el recuadro negro
donde yacía su inicial exhausta,
y como un pianista en éxtasis
embuclado en su canción monótona
martilleo hasta la afonía de los dedos:
 y, y, y, y, y,
yo, yo, yo, yo,
y me taladra los ojos
la N impoluta
del nosotros.

Una sola letra.

Y silencio.

Cuando se fue
se llevó consigo
el resto del abecedario.

Pablo García-Inés
@pablogarciaines

miércoles, 9 de octubre de 2013

Lo que duele del otoño

No es el retorno de corderos degollados
al Madrid sin pausas ni escondites.

No son los árboles desnudos

llorando lágrimas caducas.

No es la alfombra de hojas y ausencias

sobre la plaza sin niños
de un pueblo sin playa.

No es la lluvia borrando las rayuelas,

no es el viento sin cometas,
no es el sol acostándose abatido,
no es la noche ganando la batalla.

No es el manto castaño

cubriendo las vergüenzas del paisaje,
no es el vientre pulido
de la tierra cosechada.

No es el mar sin bañistas,

la vuelta al trabajo,
las terrazas vacías,
el silencio colectivo,
los bares cerrados.

No son los pies en la tierra.

Es el recuerdo de las alas.

Pablo García-Ines
@pablogarciaines

domingo, 15 de septiembre de 2013

En los campos de Colombia se siembra dignidad

Nueva entrada en mi Blog de RT sobre el Paro Nacional Campesino colombiano

(...) "Pero fue en Colombia donde los adoradores del becerro de oro ocuparon los tronos del poder, jurando lealtad a los nuevos dioses de la cosecha venidos del Norte, venerando los mandamientos del mercado y aplicando a rajatabla la doctrina salvacionista neoliberal." (...)

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/blogueros/pablo-garcia-ines/view/105485-campos-colombia-se-siembra-dignidad


Nuestra venganza es ser felices


lunes, 9 de septiembre de 2013

Los muros de la vergüenza

Nueva entrada en mi blog de RT Russia Today sobre la situación de los inmigrantes en la frontera hispano-marroquí:

(...) "ley de extranjería destinada a mantener el orden criminal del mundo, capaz de encarcelar a una persona durante más de un año en centros de internamiento por el simple delito de haber nacido en otro lugar. (...)

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/blogueros/pablo-garcia-ines/view/104081-muros-verg%C3%BCenza


Presentación del Blog en RT Russia Today

Presentación de "Tres lunas en sus zapatos"

(...) "Recogeremos la pluma del escritor caído, tomaremos el relevo y la conciencia. Letra a letra. Gritaremos hasta la afonía de la tinta. ¡Queremos el cielo! ¡Ahora! Con cada estrofa crecerá la barricada. Y la alegría. Gritaremos la memoria del aire, gritaremos los silencios, la rabia y las carcajadas. " (...)

Texto completo en: http://actualidad.rt.com/blogueros/pablo-garcia-ines/view/103453-presentacion-blog-tres-lunas-zapatos



Mi sur es ella


miércoles, 31 de julio de 2013

Volver al hogar


Allí en Guayaquil la vida transcurría a ritmo caribeño y nadie parecía tener demasiada prisa por llegar a ningún lado, excepto los conductores del bus. Aquella extraña costumbre de no detenerse para que subieran los viajeros me traía de cabeza en mis primeros días en la ciudad. He de confesar que me moría de miedo. Muchas veces dejaba pasar varias busetas, temeroso de no ser capaz de medir bien mi salto. Otras veces caminaba bastante hasta llegar a un semáforo cercano, con la intención de cazarlas mientras estaban paradas. 

La verdad es que tampoco era extremadamente difícil, pero la agilidad nunca fue mi mayor don. Bajar del autobús solía ser otra osadía, y a veces disimulaba agarrado a la puerta y pasaba de largo mi destino tan solo por apearme cuando el bus estuviese parado ya.

Tras varios días de intentos,tropezones, disimulos, vértigos y miedos, me fui acostumbrando a aquella manera de viajar y poco a poco le fui cogiendo el tranquillo. Miraba al autobús fijamente, como el torero al toro a punto de embestir. Medía las distancias, la velocidad (y yo creo que hasta el viento) y ¡plof! saltaba con todas mis fuerzas, me agarraba a la barra lateral, entraba y saludaba al chófer como si no lo acabase de pasar fatal. Poco a poco le fui cogiendo el gusto a aquello de saltar. Me sentía como un niño recorriendo de salto en salto la ciudad.

Años después regresé a Quito, donde los buses tenían hasta parada oficial. Esperaba tranquilo, consciente de que allí sí se detenían a recoger a los viajeros. El autobús se acercó deprisa, sin aparentar la menor intención de parar. El cobrador gritaba colgado del estribo: ¡dele! ¡dele! ¡vamos! ¡vamos! y me ofrecía su brazo para agarrarme a él.  Así que tuve que saltar, y  salté. Me agarré fuerte a su brazo y entré saludando al chófer como si nada, y caminé por el pasillo del autobús orgulloso, sintiéndome un quiteño más.

Y entonces un vendaval de sensaciones me invadió por completo, y me sentí un niño en aquellas calles, y me llenaron los olores, los colores, las músicas y el sol, y volví a percibir en ese instante que Ecuador, aquella tierra que me acogió como madre, volvía a convertirse en mi hogar.



martes, 23 de julio de 2013

La gran orquesta


*A Isaac Mallol, el pintor de la selva

En las noches amazónicas la oscuridad barre en apenas minutos el vivo mosaico multicolor del día, y es entonces cuando empieza el espectáculo musical. Miles de sonidos nacidos de las sombras se conjugan y entremezclan, creando melodías imposibles. Los cánticos brotan bajo la sigilosa batuta del crepúsculo, y así se conviertede golpe la selva en la mayor orquesta viva del planeta. 

Sorprende saber que todos, absolutamente todos los ruidos que de la noche nacen y en la noche habitan, son sexo y nada más que sexo. Ranas, grillos, insectos, monos, aves de todos lostipos y colores, y hasta el mismísimo jaguar, se dejan las gargantas en el impresionante cortejo amazónico. Cada canto es una llamada a la continuación de la vida, y es de tanto amor de donde nace la riqueza de este templo a la biodiversidad. 

Da qué pensar. En este mundo de supervivencia diaria, de predadores y peligros, de vencedores y vencidos, el más mínimo murmullo puede llevarles directos a las fauces de su peor enemigo. Pese a ello el ansia de compañía es más fuerte que el más fuerte de los  miedos, y aquí el silencio no existe, ni existe amenaza alguna que les consiga callar.

Cierro los ojos, escucho,y disfruto del regalo. Me estremezco pensando que todas y cada una de estas músicas son gritos de desesperanza lanzados al viento, donde cada alma le pide al cielo alguien con quien, esa noche, compartir su soledad.


Pablo García-Inés
Cuadernos amazónicos:
Yasuní, selva sagrada.

martes, 7 de mayo de 2013

Presentación de mi nuevo libro "Este yo, construido en tantos tús"

Sábado día 11 de mayo a las 21:00 presento mi nuevo libro "Este yo, construido en tantos tús" en la calle Artistas 26, metro Cuatro Caminos. Habrá cervezas, poesía y amigos! TODOS INVITADOS!!!

Si quieren el libro se puede comprar por internet aquí para España por 7euros + 2 de gastos de envío! 


http://www.biciconalas.com/libro%20este%20yo%20pablo%20garcia%20ines

lunes, 11 de febrero de 2013

Cumplir contigo no es cumplir


Cumplir o descumplir los años
no importa,
la diferencia es otra:
contigo o sin ti.

Porque Nunca Jamás no existe en los mapas si me faltas tú.

Y si algún día el Garfio afilado del que huyo
cuelga mis despojos en algún calendario sin escrúpulos,
estaré esperando tu mano tendida,
los polvos de hada,
para huir de ese gris adulto
que nunca decoró nuestro escondite
donde nos sentimos niños por primera vez.

Porque eres futuro, el pasado es siempre en blanco y negro,
y tú desbordas colores, arcoíris, primaveras,
vida,
que ojalá me permitas compartir…

Pablo García-Inés